31/10/16

Experiencia en Cancún (+Fotos)


Octubre ha sido el mes más agitado de este año para mí, para empezar, mi hermana fue tan de malas que la picó un mosco que la tiró de una en una camilla de hospital y pasé mi cumpleaños número diecinueve en la clínica cuidándola, por una semana casi ni dormí porque tenía que turnarme para ir al hospital, para ir a la universidad y para hacer los trabajos, y mis ojeras ya estaban alcanzando tamaños alarmantes. Afortunadamente, ella mejoró rápidamente y así pudimos realizar el viaje que llevábamos planeando a Cancún por unos dos meses.

El viaje fue largo porque tuvimos que trasladarnos de Medellín a Bogotá y esperar por horas un vuelo de cuatro horas a México, cuando por fin llegamos y yo ya deseaba ir al encuentro con las preciosas playas de la ciudad, tuvimos mil impedimentos para entrar porque la vida no está feliz si a mí no me pasa algo. Cuando pasamos por inmigración, nos recibió una señora que no nos dio ni las buenas tardes y solo nos dedicó una mirada que habría hecho llorar a Hades.

"-¿Tienen reservación en un hotel?"
-Pues hicimos contacto con un hotel desde Colombia, pero aún no hemos pagado -dijo mi papá.
-¿ya tienen comprados sus boletos de ida?
-Sí, para el sábado 29, están en el correo electrónico.
-Y SE SUPONE que qué lugares tienen pensado visitar aquí? -dijo con una mirada incrédula"

Ahí intervine yo, porque mi papá me encomendó la tarea de buscar a mí los sitios turísticos, además tenían nombres extraños que él no recordaba pero yo sí.

-Tenemos pensado ir al Chichen Itzá, a la playa del Carm...
-¿Será que lo deja hablar a él que es la persona adulta aquí? -dijo la… señorita con el peor tono de la vida.

EX-CU-SE-ME? Ahí empecé yo a echar humo por los oídos, pero me quedé callada porque no quería que nos devolvieran para Colombia y perdernos el paseo. Después de que calló a mi hermana también un rato después y hablaba de la manera más grosera posible, nos dijo que tendríamos que ir una sala aparte y posiblemente tendrían que revisar nuestras maletas porque "no vaya a ser que tengan droga ahí". WTF.

Nos mandaron para una sala a esperar a unos oficiales y juro que me sentía en ese programa de National Geographic, "Alerta Aeropuerto" donde le encuentran droga escondida a la gente, las personas pasaban y nos miraban como si fuéramos criminales a punto de ser encerrados. Nos quedamos no sé cuánto tiempo ahí esperando a que alguien llegara, solo nosotros tres con otra señora que estaba a punto de echarse a llorar y parecía bastante nerviosa.

Cuando por fin entró alguien a revisar todos nuestros papeles, el señor no encontró nada inusual y eso nos confirmó que, o a la vieja le caímos mal o tenía ganas de joder porque nos envió allá por nada.

Pero como ese día teníamos el destino en contra nuestra, cuando reclamamos las maletas y las pasamos por ese aparato, se puso rojo y nos tocó abrirlas, yo llevaba mi ropa organizada por días y sacaron y lo desorganizaron todo, llevaba mi libro de Frankenstein de Mary Shelley y lo trataron de una forma horrible, hasta la cubierta del libro está en este momento totalmente doblada. Obviamente no encontraron nada, pero al menos estos fueron un poco más amables que la primera que nos recibió y yo tenía unas ganas enormes de ir a poner una queja o a dejar una sugerencia en algún lado porque esa no es la actitud que una persona debe tener y más cuando se trabaja con turismo y se intenta hacer quedar bien el país hacia los extranjeros. Pasaron más inconvenientes en el aeropuerto pero hasta aquí lo dejo para que no se haga muy largo.


Menos mal, fue solo salir a las calles para empezar a sentirnos reconfortados, y es que en realidad fue un viaje precioso, lleno de diversión y muchísima cultura.

Para empezar, Cancún tiene unas playas divinas, el agua es cristalina, la arena blanca, me llegué a sentar por mucho tiempo solo a contemplar el paisaje sin aburrirme, y además el clima estaba riquísimo, calorcito pero nada muy agobiante o de esos calores sofocantes.

Algo que me impresionó mucho es la apropiación que tienen de la cultura maya, no sé en el resto de México, pero por lo menos en Cancún hay muchas personas que nacen aprendiendo el lenguaje maya y ya más tarde aprenden español o inglés. Extrañamente, yo pensaba que era una civilización completamente muerta, pero aunque ya no siguen muchas cosas de sus antepasados, si hay muchos descendientes directos de mayas, que me parece de las mejores civilizaciones antañas, y tenía muchas ganas de saber más de eso, estando allá. 

 

Las dos fotografías anteriores son de lugares que me encantaron, el primero es el Templo del Dios del Viento donde le hacían un culto a dicho dios que en maya era llamado: Kukulkán. Y la fotografía del lado es el Templo de Kukulkán, tiene una arquitectura espectacular y es que además esta pirámide es un calendario, tiene 91 escalones a cada lado, más otro escalón de entrada, dando como resultado los 365 días del año y tiene una estructura genial, este es considerado una de las nueve siete maravillas del mundo moderno. Aprendí además algunas palabras en maya, como "In lak' ech", que significa "todos somos uno" y es el saludo habitual de los mayas y bueno, muchas otras cosas geniales.

 

Por supuesto, tomé tequila y comí muchos tacos y demás comida mexicana, demasiado deliciosa, aunque muy picante, y al cabo de unos días ya me tocaba decir en todo restaurante al que entraba que lo que me trajeran no le echaran nada picante porque me ardía la lengua.

A parte de todo lo anterior, también visitamos cenotes, fuimos a caminar por todo el centro de la ciudad donde entramos a eventos muy culturales, visitamos parques, estuvimos presentes en un concurso de baile de unas chicas mexicanas, y por cierto, puse mucho en práctica mi inglés, habían muchos estadounidenses y hablé bastante con ellos, y fue bien bacano, terminé con un amigo de Hawai y otra de California y bueno, otros mexicanos, paraguayos, y en fin. 

De verdad, les recomiendo algún día visitar Cancún, yo me divertí mucho y es un viaje que puede ser muy cultural, así que si alguna vez se les presenta la oportunidad de ir, no lo piensen para nada.

Pd. No subo una entrada desde principios de octubre pero es que me han pasado mil cosas, esta semana iré poniéndome al día con las reseñas, que tengo mil pendientes. Y sé que no es costumbre subir entradas como estas, pero quiero hacer de mi blog un lugar bien propio y me gustaría estar subiendo algunas veces experiencias de mi surrealista vida.

Si quieren ver otras fotos del viaje, he estado subiendo muchas a mi cuenta de personal de instagram: @isaguerrac (o link aquí), y ahora sí, 

In lak' esh, amigos.

5 comentarios:

  1. Hola Guapi! qué geniales las fotos, yo debo ir allá a hacer mi práctica de cocina, me iré por 3 meses y estoy super nerviosa (aunque me voy este otro año) me parece precioso por las fotos que muestras y por las que he visto yo misma del lugar a donde voy.

    ¡Un Besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá te vaya súper bien en la práctica y que disfrutes mucho del lugar, ¡es precioso!.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Vaya envidia sana tengo ahora mismo *.*

    ResponderEliminar
  3. ¡Hoola! Que bonita eres, y que sitios más preciosos:D

    Un beso

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola!
    Ayyy me encantaría tanto ir a Cancún algún día! Las fotos son preciosas!! Son lugares muy muy bonitos. Me alegro que disfrutaras del viaje a pesar de los contratiempos y que tu hermana se recuperara prontito :)

    Besitos!

    ResponderEliminar